3 jul. 2008

9/11/06



Si ya no sabes de mí,

Es porque me cansé de quererte,

Porque se me despedazó el alma y el cuerpo

El día en que dejé de merecerte,

Porque infundaste demasiado dolor en los rincones

De mi ambigüedad y un acervo de soles indiferentes.



Si ya no sabes de mí,

Es porque decidí desecharme…

Dejar tu camino a la deriva,

Acabar con los restos de mi vida y desaparecer…



Si ya no sabes de mí,

Es porque congelé la espera en un reloj de plata…

Ahogué la soledad en unas cuantas copas de alcohol

Y dejé de verter aceite en mi cuerpo de hojalata…



Si ya no sabes de mí,

Es porque mi sangre se ha detenido…

Las expresiones de mi boca impiden la respiración

Y mis pies se han enlodado con olvido…



Si ya no sabes de mí,

No dudes en buscar mi lápida en la necrópolis…

Has de encontrar mis restos en el ánfora más sombría

De la colección de almas que hay en aquel pabellón…



Si ya no sabes de mí,

Escribe de vez en cuando,

Retratando el vacío que dejé al marchar…

Pero créeme, en vida…jamás te dejé de amar.





© Tears Copyright 2005 - 2008

2 comentarios:

  1. triste... pero maravilloso. Como las tardes nubladas caminando por el cementerio general.

    saludos.

    ResponderEliminar
  2. lo digo y ya: me encanto tu poema
    es tan puro, y lugubre...me encanto ^^



    kisses & muffins

    ResponderEliminar

¿Por qué giras la cabeza para pensar qué decir?...Dilo y ya!!