27 jul. 2008

No bastó...







No bastó con pisotear mi corazón desnudo,
no bastó con haber atravesado el umbral de mi castidad...

No bastó con mi amor desinteresado e intenso,
no bastó con tu lejanía,
ni las palabras que no adornaron tu adiós.

No han bastado tus insultos y mucho menos mi sentir acongojado...
Solo anhelas ver mis lágrimas ahogando el silencio que quedó desde ayer.

Me pintaste de pordiosera,
después de haber axaltado la palidez de mi pecho
y la redondez de mis pupilas delirantes...

Me inventaste una sombra desengañada,
para que siga cada huella de mi caminar desinteresado,
para burlar mis intentos de nadar contra la corriente del dolor...

...Para desauciar cada esquina de mi infiel olvido
y acallar la sangre que por tu causa mis pies derramaron
buscando compasión.

Pido clemencia, señor infiel...
Pido tregua y alzo mi bandera blanca,
Para que no me sigas, ni corroas mi padecer...

Para que al estar junto a las aguas de este río taciturno,
no me hieran las gotas del ayer.

Exijo respetar mi luto,
exijo que abandones estos callejones melancolicos,
bañados de tu egolatría y la ambicion de tu mirada,
Porque tú, Señor infiel y despiadado...

Ya no significas nada...

© Tears Copyright 2005 - 2008


1 comentario:

  1. ¿lo digo y ya?...bueno, tu poema me sacò una que otra lagrimita...tu poesìa es tan buena, que me sorprendiò no encontrarla en un libro en lugar de internet...tienes un magnìfico don; insisto: sacarme làgrimas no es fàcil, y con este simple trocito de poesìa, dijiste tantas cosas que desearìa haber escrito yo.. :)

    me gustaron tus poemas, pasarè mas seguida :)

    ResponderEliminar

¿Por qué giras la cabeza para pensar qué decir?...Dilo y ya!!