11 jul. 2014

2014...

Demasiado tiempo sin pasar por acá, la vida ha corrido a prisa los últimos años… muchas historias han cambiado, mi vida ha girado en espiral y actualmente puedo decir que tengo todo o casi todo lo que siempre soñé…

Vivo, me deslizo y aprendo día a día de mis errores, desempolvé las ganas de abrir las alas y volé… He asumido nuevos desafíos y estoy orgullosa de mi.

Termine mi carrera hace un año y medio atrás, gracias a Dios tengo un buen trabajo y no solo uno sino tres, donde puedo hacer las cosas que me gustan y disfrutar de la aventura que es atender pacientes y compartir con alumnos.  Las ansias de seguir perfeccionando mis conocimientos me llevaron a volver a la universidad este año para cursar un Magister, quizás una inversión a largo plazo.

Tengo un lugar donde compartir con el hombre que amo, donde llevamos una vida tranquila, visitando de vez en cuando a la familia, un lugar donde soñamos de la mano con el por venir…


Hoy repase muchas letras antiguas que había en este lugar, donde refugié muchas penas y unas cuantas alegrías, donde he plasmado mi sentir de forma metafórica y a veces de forma literal. Hoy que miro hacia atrás no me arrepiento de nada, y valoro cada una de las lágrimas derramadas en mis años adolescentes y a medio madurar. Hoy la vida no pesa en los hombros y solo me dedico a disfrutar mis logros, camino a paso firme y lo que viene no me asusta, no sé si sea una mujer madura, seria demasiada autorreferencia, pero he tratado de aprender de cada una de las cicatrices que dejo la vida en el pasado, tanto en el alma como en el corazón y esbozo una sonrisa, ya que todo lo que un día viví, sirvió para ser la mujer que soy el día de hoy.