26 feb. 2009


Fue un día de esos que matan,
Cuando se destrozó la sociedad acordada,
Él tomó represalias contra la que había sido
Su más ferviente esclava.

No quise socorrer el silencio,
Agregando palabras que no llevarían a nada…
Solo liar un poco mas la ultima discusión
Que tendríamos en comunidad o mejor dicho
En pareja desgastada.

Me declaré vencida,
Antes de intentar buscarlo en la estación adyacente
A su mirada…

Retiré las tropas y pedí benevolencia
Para con mis sentimientos carcomidos
Y mis manos pálidas.

Si bien lo amé…
Sentí un poco de orgullo acunándose en mi espalda,
Mi posición erguida, Como si nada pasara.

Recuerdo un par de personas,
Paseando por la playa…
Y nosotros junto a las olas,
Decidiendo quien dudó más
A la hora de repartir las ansias.

Quedaron algunas huellas,
Solo unas cuantas huellas esparcidas junto
A una pequeña ventana…

Cambiamos el escenario, para que nadie dijera nada.

Lo acaricié desde el crepúsculo…
Junto a una lágrima cómplice que osó
Conmover sus pasos en la distancia…

Ya ha pasado un año

Y de él…no sé nada.

18 feb. 2009



Te fui infiel en el acto macabro
Más repugnante que ha creado mi mente…

Corté las yemas de mis dedos para no dejar
Huellas en ningún lugar de mi desesperanza,
Las corté poquito a poco
Para que doliera hasta el final de mis entrañas.

Astillas muy finas atravesé en mi carne desencajada,
En aquellos lugares de mi cuerpo…
Donde se depositó el Apocalipsis de tus manos de playa…

Agujas, Asqueadas de mi sangre inmaculada…
Acostumbradas a mi recurrencia
Y llenas de una infección existencial que desequilibraba
Cada bacteria mezclada entre sudor
Y las lagrimas…
…Dolía cada vez menos,
El acto sabía dulce y no menos extasiado por la sangre
Que cubría cada rincón de mis añoranzas…

Te fui infiel entre lágrimas, agujas y malditos reproches
Que rasgaban mis muñecas embriagadas…
La benevolencia que tuvo cada imagen
Frente a mi mente abarrotada de recuerdos reprimidos,
Fue la que no me hizo enloquecer de manera definitiva…

En el inconciente colectivo de presentes
Quedó aquel acto pasado…
Conjugado con esta infidelidad espiritual
Que nació el día en que dejé de saber de ti…

…El día en que se marchó de mi vida la ultima rosa
Que depositaste en mis sienes…
El día en que tomaste tus maletas y dijiste
Que lo hacías por mí y no por que dejases de quererme.



© Tears Copyright 2005 - 2009

Foto de mi... de hace un par de años,
Liebeth mi apodo pasado

16 feb. 2009


Enmudeciendo,
En el transcurso cronológico de un infierno eterno
Adulterando la sangre que se vierte en mis adentros,
Entrecruzando fibras desdichadas de padeceres violentos.

Desmenuzando,
Aquellos días en que enfermamos de caricias y dulce licor de amor…
Donde palidecieron un millón de austeros momentos,
Desequilibrados de tanta fiebre entre los poros
Aniquilados por hilos de angustia y desazón.

Olvidando,
El sentir ambiguo de mis dedos cándidos…

Olvidando,
cada beso eclipsado en tardes mágicas…
o más que eso, las luchas libradas entre sonrisas y lágrimas…

Lunas y espadas han de liarse en el crepúsculo,
Dejaron de asomarse en medio de la casualidad
Y hoy se destrozan el alma,
asumiendo el rol antagónico en esta obra teatral.

…No hay más,
Que desilusión por acciones sombrías y ansiedad…
Retiro mi jugada y la luz que se cuela entre los espacios
De mi alma desdibujada.

Equivocada, Siempre equivocada…
Entregando más de la cuenta a quien no merece lágrimas
Ni esperanzas exageradas…

Las últimas líneas desgastadas,
A la traición de tus sentidos y la desdicha de mis atolondradas añoranzas.

La función se termina, Y no derramé una sola lágrima…

10 feb. 2009

Sonreíste,
Recuerdo perfectamente que esbozaste una sonrisa y desde aquel momento de mi mente no se ha ido tu risa… sonreías, contemplando mi cara de horror por el frío que hacía; la playa estaba fría, la brisa chocaba en mis mejillas y yo… sólo recuerdo perfectamente tu risa.

No sé cuanta gente nos recorría con la vista. Yo aún recuerdo tu risa, aquella impetuosa, aquella furtiva, la que me ponía nerviosa, la que me hacía sentir distinta.

Y tú, tu tan sólo sonreías, porque sabías que yo estaba loca por ti, que la luna adornaba perfectamente el paisaje y que si no fuera porque el mundo gira, aquella noche jamás acabaría.

…Y yo, yo a veces también reía, embobada con tu rostro y aquel sentimiento que en mis entrañas dormía.

9 feb. 2009

Inmune,
A la negligencia de tus delirios,
Ante la luna mas avergonzada frente al vacío,
Entre crepúsculos color violeta
Y el desengaño que ha dejado tu traición.

Inmune,
Por máscara de hielo auto-impuesta,
Por consecuencias ante la tumbaDe mi dolor tardío…
Y el desastre de besos que una tarde
Se alojó entre nuestras manos.

Inmune,
Ante tu sonrisa acontecida por las mañanas,
Ante la felicidad que se desprende de tus poros
En cada estación desolada…
Y la envidia que provoca en el resto
Tu magnánima forma de traicionar lo que es perfecto.

Inmune,
Al sabor que un día tus labios dejaron en mis labios,
Inmune a cada uno de los recuerdos…
Que quedaron arrumbados…

Inmune, gentilhombre…
Soy inmune a tus inconsecuencias,
Soy inmune al dolor que pudiste haber creado
En mis universos,
Inmune entre quasares de seda,
Alejados del mañana y cercanos a mi alma…

©Tears Copyright 2005 - 2009

6 feb. 2009




La sangre corrió desorbitada, casi corriendo, anhelando escurrir rápidamente por su piel y llegar al piso, para no volver a su sistema circulatorio.

Aún no lograba explicar el porqué de sus actos, no sabía como llegaría al botiquín para curar las angustias que dejó su navaja en aquellas muñecas pálidas y llenas de culpas. Tampoco sabía como le explicaría al mundo que la vida carecía de sentido, que si respiraba era por inercia y que si comía era para ocupar su tiempo en algo.

Nunca notó que el amor estaba agonizando desde el principio. Que nunca nada fue digno de sus preocupaciones y que simplemente él, no estaba interesado en sanarle las heridas que llevaba guardadas tras batallas pasadas.

Desde pequeña soñó con un amor digno de cuentos de hadas, siempre añoró ser una mujer exitosa y llena de logros. Pero no fue así, él dolor la consumió, la cordura se perdió y simplemente se estaba dejando morir en vida.

Las navajas las utiliza para saciar el dolor, siente que de algún modo la angustia y la pena dejarán de invadirla; en algún rincón de su locura anhela seguir viva, pero el sentido se ha ido con el último cuerpo que la colmó de amor.

Recuerda perfectamente cuando sonreía, y recuerda exactamente cuando dejó de hacerlo. Se hizo dependiente, se transformó en la sombra de aquel ser que jamás atendió sus súplicas y que no compadeció su llanto...Que la dejó a la deriva por un amor cercano, y no tan enfermo como el que ella le entregaba a diario.

Ella lloraba todos los días a las cinco de la tarde, a las cinco y quince prendía un cigarrillo... y a las seis volvía a comenzar con su función de horror...
La sangre corría rápidamente por sus muñecas, y ella... no sabía como lograría llegar al botiquín para curar las angustias que dejaba la navaja en esas horas sombrías.

Tampoco sabía como le explicaría al mundo que la vida carecía de sentido, que si respiraba era por inercia, y que si comía era por ocupar su tiempo en algo...

2 feb. 2009


Te vi, y las mariposas salieron a relucir en mi vientre. Entre ese sabor a vainilla crema y ese olor a chocolate y café de tus contornos. No sé como te identifiqué, nunca me habia tropezado con tu inmensidad... y ya quería poseerte.


Eres una de esas criaturas que rondan la noche, y hacen que una loba como yo anhele tener tus caderas estrechas entre sus curvas. Eres de aquellos que se huelen a distancia. De aquellos imposibles de no amar. Eres un espejismo de agua en medio del desierto, para tan solo saciar mi sed de tus besos y de tu sudor agolpandose en cada abrazo a mi piel desnuda.


Te vi y mis entrañas gritaban por ti, sabía que por selección natural eras todo lo que buscaba... todo lo que mi cuerpo pedía, todo lo que mi alma anhelaba.