6 mar. 2011

De una mujer despechada...





Siempre tuve mis serias dudas acerca de ti, tanta perfección no podía caber en un cuerpo tan "imperfecto". Hoy sentada aquí, sigo dudando acerca de ti...

En medio de esta soledad y el molesto humo del cigarrillo, más que dudar...pienso en ti, imagino en que motel de mala muerte andas metido, si...con "tu niñita", con la chiquita, con la "pobre de educación", pero con bastas historias de amor... con tu "mujercita", la pequeña, la "ingenua", la que proteges de mi lengua venenosa, la que cuidas de las tempestades de la vida.

La que no me llega ni a los talones, ni en educación ni en belleza... Pero que le voy a hacer "amor", si te gustan los diamantes en bruto, si no me valió de nada, tener bajo el brazo mi grado de licenciada, si no me valió de nada, la crianza en las monjas, y ser una putita en la cama...

Te gusta que dependan de ti, te gusta tener la voz de mando, te gusta decir la ultima palabra, y finalmente te digan: "si, mi amor". Te aburrió mi independencia, te aburrió que tomara decisiones por mi misma. Soy soberbia, lo sé... pero aprendí que no puedo depender de un hombre para sobrevivir, tu...tu quedate con ella, amor!.

Quédate con la que criará tus hijos, la que lavará los platos, planchará la ropa, cocinará, y al caer la noche te abrirá las piernas en medio de la desolación, pensando : "Podría haber sido alguien mas"...

Yo... aunque sola y un poco vacía, ya encontraré a quien le guste compartir un poco de soberbia, y un poco de exito. Yo contigo, paso... y si un día me llegases a buscar... Te mandaría a leer esto. Contigo!!!...Ni al infierno!!!