27 ene. 2009




Créeme, hoy en mi luna llueve…

…Manantiales de espera
Han escurrido en su desgastado palidecer…
Cada gota de lluvia acusando la melancolía
Y este desorbitado padecer.

Y si has de marchar,
La lluvia en mi luna no se detendrá…
Seguiré dando giros en espiral
En un cataclismo de olvidos con sabor a sal.

Créeme, hoy en mi luna llueve…

…Di las últimas palabras que adolecerán
Trescientas sesenta noches antes de volver a empezar.

El dolor…se bebió mi melancolía en un encuentro casual
Y melancolía yace en los adentros de esta delirante atrocidad…

Créeme, mañana en mi luna también lloverá,
Siendo condena esquiva…
En jirones de seda que un día adornaron mi caminar…

Soledad, hoy en mi luna llueve soledad
A pesar de la esperanza viva de que no desees marchar.

Créeme, hoy llueve en medio de la eternidad…
Bajo mis pliegues y unas estrellas que se cayeron por casualidad.

No pretendamos resguardarnos bajo el paraguas de lo inusual,
Tú y yo sabemos, aunque no quieras creerlo…
Que entre mi luna y tu galaxia siempre habrá una eterna tempestad…

© Tears
Copyright 2005 -2009

22 ene. 2009









Noches eclipsadas en amor,
Durmiendo entre tus abrazos
Y acumulando miel entre mis pliegues en flor.

Noches junto a ti, mi amor…
Acribillando el silencio en un solo gemido,
Con el tiempo desconsolado por envidiarnos,
Por sentirnos plenos,
Por hacernos de tal manera el amor…

Noches eclipsadas,
Con nebulosas inconstantes,
Aturdidas por el dulzor de tus márgenes
Y enardecidas por el calor de tu cuerpo en mi interior…

Noches en ti, amor…
De aquellas que se humillan ante nuestras caricias,
Y se desviven por acumular sudor.

Noches en ti, amor…
Con tus besos en los míos,
Con tu candorosa espalda en la prisión de mis abrazos…
Con mis uñas,
Dibujando el mapa de mi cuerpo en tu tierra prohibida…
Con mis dedos jugueteando con tu alma…
Amándote de beso en beso, Entre desnudez y pudor.

Noches eclipsadas en tus ojos,
Mi dulce señor…
Noches dormidas entre tus dedos,
Mi cuerpo en tu cuerpo…

Tu sabor...

...mi sabor.

© Tears
Copyright 2005 - 2009

21 ene. 2009












Emilia nació un frío día de invierno, en aquellos callejones donde no se logra diferenciar la fantasía de la realidad. Desde el primer respiro asumió la sentencia del destino y a pesar de no saber hablar, siempre trató de hacerles ver al resto que la vida era un bulto pesado en los hombros.


Su manera de ser un tanto cabizbaja, la llevó a ser siempre un ser frágil ante el resto, aunque siempre supo que un día la vida le enseñaría al mundo, que a pesar de sus alas livianas y escuálidas aprendería majestuosamente a volar.

7 ene. 2009

Emilia pasea tres veces por dia de la mano de su melancolía, cuenta las piedras de la vereda cada vez que tiene oportunidad de sentarse a esperar el bus. Y no duda en saludar con un beso de judas a su eterno adversario.


Cada vez que tropieza con la mirada de su enemigo, ruega a Dios le de la suficiente misericordia para no asesinar sus pupilas con un solo parpadear. Emilia guarda en sus entrañas el dolor del pasado que supo anidar en ella todos los malos sentimientos que las personas puedan imaginar... Ella simplemente esconde la esperanza de volcarlos en un futuro no muy lejano y así poder descansar en paz.