3 ago. 2009




Mentiras de mi boca lujuriosa,
Mentiras escupidas desde el alma al silencio…
Mentiras apabulladas de gritos insolentes,
De silabas soeces y recuerdos mundanos.

Mentiras cascabeleando los centímetros de mi cintura,
Ciénaga de sangre dormida en el lecho de un perdón tardío,
Del condenado a morir en mis penumbras,
Del insípido tintinear atribulado en las orillas perennes del presente…

Mentiras que me creo de madrugada,
Mentiras que se cuelgan del círculo del olvido
Para hacer sentir culpable a mi conciencia desmesurada.

Mentiras,
Consternando cada paso sigiloso del demonio que me aflige,
Deslumbrando cada caricia del ente tortuoso que me despierta por las noches…
Aconteciendo en la maldición de mi cuerpo de seda deteriorada.

Mentiras candentes,
Calcinando mis huesos de poeta desquiciada…
Escribiendo con la ira de una mentira a cuestas,
Fumando escandalosamente antes de beberme la inconciencia.

Mentiras que destruyen,
Mentiras ocultas creadas por tu bien y por mi mal,
Mentiras que acompañan los manjares de mi boca
Y que a pesar de ser mentiras…

La mayoría del tiempo se disfrutan…
Para no trizar la copa amarga de la soledad y el abandono.



Tears.-