3 oct. 2008



Tranqué la puerta con los últimos besos que dejaste al partir. Hice un collar quejumbroso con cada sílaba que grabé de ti antes de emprender el vuelo. Acuné en mis entrañas los últimos gemidos que de nuestras bocas brotaron e hice alarde de tus piruetas amatorias en mi diario de vida.

Sin ti, todo se torna color hormiga, hormiguean mis pies si no estás… hormiguean mis sienes de migraña enardecida en tus ausencias, hormiguean mis adentros de sólo pensar en ti…

Hormiguea mi sangre, cuando estás por volver a mi.



© Tears Copyright 2005 - 2008