30 jul. 2008

Caída...

Caí…enorme y deshilachada,
Cual hecatombe universal pronunciada;
Recibiendo en el extremo opuesto
A mi terminación anatómica,
Un delirante esbozo de penumbra.

El silencio fue acompañado por el miedo
Y el detenimiento momentáneo
De mi corazón ligero…

Tengo miedo,
De la caída anunciada hace meses
Porque ahora que yazgo en el suelo,
No estoy segura de poder levantarme.

Hace frío,
Quizás demasiado a estas horas…
Un cosquilleo recorre mi espalda
Y mis manos exigen arte…

Aún queda ruido
En el rincón donde están mis pies,
Creo que fue excesiva la caída
Y mis huesos aún crujen…

Aunque a decir verdad,
Sé que no existe rehabilitación
Para esta enferma existencial que sufre.

© Tears Copyright 2005 - 2008

5 comentarios:

  1. Aquellas caídas generan un escozor en el alma del cual no sabes si sobrevivirás. Los días parecen abrumadores y el miedo es tu única certeza...

    ¿Y será que la vida es así? ¿O será que algunos nacimos en el precipicio?




    Un abrazo...


    Chau

    ResponderEliminar
  2. no no existe rehabilitación. Sólo podemos callar los gritos de las entrañas por un tiempo. Siempre regresan, como el invierno. Gracias por los comentarios, escribes lindo Kari. Lo sabes :) saludos!

    .Nicand

    ResponderEliminar
  3. Disculpa, no estaba conectada. Es que escribí, subí el texto y me fuí. Mi mamá quiere que me duerma más temprano. jajaja.
    Así que me acuesto a las 1 pero me quedo leyendo hasta las 3.
    saludos

    ResponderEliminar
  4. Dolor
    Almas
    Amores
    Sueños
    Pasoa paso

    esa no es .....

    ResponderEliminar

¿Por qué giras la cabeza para pensar qué decir?...Dilo y ya!!