27 mar. 2009


Puede que acabe la tormenta,
Cuando el violeta de mis adentros
Brille en el color marrón de tus ojos...

Tal vez ocurra,
Cuando lo que he pensado para ambos
Deje de ser una quimera
Y nos arrulle en la ausencia de calor.

Candor,
De las palmas de mis manos aferradas
A los vidrios empañados de tanto amor.

Fiesta de cuerpos cansados,
Vislumbrando lo que en el desahucio
De nuestras noches quedo a la deriva
Por lo que ayer aconteció

Combinación del ensueño
Y la desgraciada realidad.

Puede que un día cese el llanto
Del alma desnuda y la tormenta deje de sonar.

Puede que un día ocurra...
Es relativa la inmensidad, relativa la tempestad.

4 comentarios:

  1. hace mucho que no venia, reconozco que me colgue... sabes? vos escribis muy bien, y venia pensando que podriamos hacer poesia juntos, si tenes ganas... en mi blog esta mi mail, escribime cualquier cosa y podemos intentar algunos versos a ver que sale

    un saludo grande

    ResponderEliminar
  2. Es está la fantasia humana-
    Este mundo está podrido...



    6 minutos y 40 segundos*

    ResponderEliminar
  3. La agonia del cansancio, de la tristeza a veces nos deja sin visión a nada, es que supongo que nso tienen acostumbrados a decir que la felicidad estaa la vuelta de la esquina, en especial en el amor, cuando no es asi, o por lo menos casi nunca

    Un saludo

    andrés

    ResponderEliminar

¿Por qué giras la cabeza para pensar qué decir?...Dilo y ya!!