26 jun. 2008

19/11/06










Hoy que te despedazas angel mío, es cuando las burbujas de mi sangre sonríen y se deleitan de tanto placer...

Ahora que todo lo que tenías está destruido, es cuando tomo las riendas de mi vida y siento el dulce sabor a venganza en mis labios de pordiosera...

Hoy que te desintegras angel mío, quisiera saber si recurrirías nuevamente a mis brazos para sanar tus heridas, o el orgullo sigue anidándose en tu pecho desde la ultima vez que oiste mis palabras.

Ahora que estás en el piso ángel mío, desearía estar frente a ti...pisoteando tus manos que añoran un poco de clemencia y menos de aquel mal de amores que oscurece la bilis de tu sistema digestivo.

Hoy ángel mío, después de tantos meses llorándote, sonrío por que las lágrimas que limpian el piso de tu habitación ya no son las mías...Si no tu cristalino dolor y el abandono que dejó esa maldita mariposa en tu refugio.

Líate con aquella despedida, vive lo que yo viví por tu causa...Y desángrate de una vez para saberte muerto, deshabitado.



Tears
©Copyright 2005-2008

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Por qué giras la cabeza para pensar qué decir?...Dilo y ya!!