26 jun. 2008

07/03/2006






Se siente fría y desnuda, aún la aurora desequilibra sus esperanzas; logra acumular vacío, se inunda de melancolía y cada noche derrama una lágrima para no perder la costumbre.En el paraíso de sus sueños, aún pronuncia su nombre y revuelca su alfabeto con palabras eclipsadas en penurias antiguas y gastadas. Desenvuelve su frívola vida entre entes vacíos, que buscan cariño por compromiso y aún no aprenden el sentido de salir a volar.


Se detiene en el tiempo, busca un respiro; pero ya no existe ese alguien que le hacía confiar, desapareció poco a poco; como un vil trapo roto se vistió de ansiedad y no volvió a su lugar. Su mundo perdido entre su nombre y el hastío, la llevan a sentir que no queda vida sin una lágrima porque el alma deja de soñar...Cada vez que se sienta a la orilla del camino, recuerda y vuelve a llorar. Pensó que la vida era de brillos, colores y luces que deslumbraban lo que lograba tocar, aprendió a mentir, a jugar y olvidar.


Aprendió que nadie opacará su llanto, que debe desconfiar de cualquier acto, que cuando alguien reemplace aquel dolor en su alma, será demasiado tarde. Perdió lo que mas amaba, perdió el encanto y el habla, perdioó su dignidad y lo poco que poseia...
Con las alas caídas pensó que su vida terminaría, pero sigue respirando y dando señales de que no se cansará de clamar por una libre realidad. La casualidad vistió de amargura su manto, intenta opacar las heridas, pero todo da muestras de que no hay vuelta atrás, no hay espacios para estatuas ni gente desarmada por la tempestad.






Tears
©Copyright 2005-2008

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Por qué giras la cabeza para pensar qué decir?...Dilo y ya!!