3 oct. 2008



Tranqué la puerta con los últimos besos que dejaste al partir. Hice un collar quejumbroso con cada sílaba que grabé de ti antes de emprender el vuelo. Acuné en mis entrañas los últimos gemidos que de nuestras bocas brotaron e hice alarde de tus piruetas amatorias en mi diario de vida.

Sin ti, todo se torna color hormiga, hormiguean mis pies si no estás… hormiguean mis sienes de migraña enardecida en tus ausencias, hormiguean mis adentros de sólo pensar en ti…

Hormiguea mi sangre, cuando estás por volver a mi.



© Tears Copyright 2005 - 2008

5 comentarios:

  1. Los recuerdos atemperan las ausencias pero igual son dolorosas

    ResponderEliminar
  2. aquellos son recuerdos o pensamientos quejumbrosos que nos hacen mal al ver la realidad ???

    la falta de ese ser tan importantenhace que todo nuestro cuerpo tenga reacciones anormales quizas ...Hormiguea mi sangre, cuando estás por volver a mi.

    un beso lindo escrito

    ResponderEliminar
  3. Las heridas siempre dispuestas...



    Saludos (:

    ResponderEliminar
  4. Hola que genial lo que escribiste =)
    Bueno yo estoy comenzando con mi blog, espero que pases =).
    y que te guste, aunque le faltan algunas cosas xD

    ResponderEliminar
  5. Simplemente exquisito!
    Exquisitas palabras las tuyas!
    Contactan mucho con la emocion!
    Todo parece perder contacto con la realidad cuando se esta con el ser amado... y que hacer cuando este se desvanece? La ansiedad nos vence en la impotencia y en la desesperacion... pero a la vez es muy chido sentirlo!
    Seguire estos rumbos mas seguido!

    ResponderEliminar

¿Por qué giras la cabeza para pensar qué decir?...Dilo y ya!!