7 ago. 2011

Y tú no estás...


Te cuento al pie de la ventana, mientras la lluvia acecha alrededor, que tengo mil y una formas de amar, que tengo el corazón colmado de nostalgia. Te cuento que sigo triste, que ya no tengo muchas energías o nuevas formas de querer… ya no tengo nada, no me queda nada, y la vida sigue avanzando mientras tú…simplemente no estás.

Te cuento que con tu fotografía he logrado desdoblar un poco el deseo que se esconde entre mis sienes, pensamientos furtivos que aniquilan la espera agotada en mi piel.

No sé, siempre has sido tan especial, pero tan pequeño ante la vida, no sé si conozco más o menos de lo que sientes, no sé si has sido capaz de avanzar. Si, esas cosas que se cruzan por mi cabeza son muy extrañas, sé que lo piensas mientras me oyes. Claro, si es que me oyes o haces como que puedes oír.

Te cuento uno, dos, tres y cuatro. Te cuento cinco y seis a la vez… Te cuento en número pares, primos y múltiplos de no sé qué!... Te cuento que vivo sola, que amanezco sola y puede que esté sola durante un mes más… te cuento que en mi bandeja de entrada hay 2718 correos sin leer, te cuento que en mi celular hay un mensaje de voz sin revisar, tengo 1670 pesos en la cartera, tengo sólo mi pase escolar como tarjeta, y que tengo cinco cuadernos con poemas y algunos que se les podría denominar “diarios de vida”…

Te cuento que estuve enamorada, que ese amor duro un par de años y la relación un año y medio más, te cuento que fue triste despedir la rutina, y que también es triste estar sola por 7 meses y sentir que el mundo se va acabar.

Te cuento que tengo 3 citas pendientes, dos al cine y una a almorzar… citas que sigo postergando, por esperar a que un día te decidas, por esperar a que me quieras abrazar…

Te cuento que me aburre la rutina diaria, que me quedan 8 días para volver a la universidad, te cuento que sigo confundida con esto que siento, esto que muchos dicen que es amor, y que para mí, es una ilusión que se comienza a desvanecer y no sé si volverá.

Te cuento al pie de la ventana, mientras la lluvia acecha alrededor, que tengo mil y una formas de amar, que tengo el corazón colmado de desolación. Te cuento que sigo triste, que ya no tengo muchas energías o nuevas formas de querer… ya no tengo nada, no me queda nada, y la vida sigue avanzando mientras tú…simplemente no estás.

Tears.-

4 comentarios:

  1. Esa terrible sensación de no poder detener la vida.


    Un placer, como siempre.


    Besos

    ResponderEliminar
  2. quiero ver tu cara en 5 años más, cuando todo esto haya pasado y leas tu blog.

    ResponderEliminar
  3. Tiene razón M ja,muy buen texto de terapia.
    Pero yendo al tema..Darle tiempo al tiempo o esperar suele ser una pérdida de tiempo.
    Buscate algo para hacer con tu vida,además de la universidad y escribir acá para despejarte..¿y si nunca vuelve tu romeo?te pasaste tu juventud perdiendo tiempo y lamentos...¿y si vuelve?tb ja...las personas a veces suelen ser comtumbres,vicios,incluso caprichos.
    Amamos porque tenemos la necesidad de amar,lo cuál no dignifica que tiene que ser a tal...
    Saludos!.

    ResponderEliminar
  4. No pasaron 5 años, solos dos ... que loca la vida, como cambian las cosas... gracias por sus palabras =)

    ResponderEliminar

¿Por qué giras la cabeza para pensar qué decir?...Dilo y ya!!