5 jul. 2011


Te enseño estas lágrimas, para que aprendas de memoria mi llanto, para que recuerdes cada instante la amargura que azota mis sienes.

El dolor en el centro del pecho se ha vuelto inquebrantable, se ha tornado inhumano, insoportable, casi agónico.

Estas lágrimas aturdidas reflejan la desazón que produce el dolor, reflejan cuanto hiere una mentira en el alma.

A veces necesito acechar tus noches, a veces se agita mi cuerpo por volar hacia ti… Aprendí de ti a usar las alas impalpables de la imaginación, descubrí que se puede volar sin siquiera despegar los pies de la tierra…

Hoy trato de mantenerme despierta, intento no cerrar los ojos, ya que el manantial de lágrimas podría desbordarse, podría quizás inundar mis mejillas y embeber mis labios dejando ese gusto amargo/Salado en la lengua. De este modo acrecentaría el dolor, o al menos envenenaría aún más este deteriorado cuerpo inerte de amor.



Tears.-

1 comentario:

¿Por qué giras la cabeza para pensar qué decir?...Dilo y ya!!